Matrix

Hay una realidad creada en la que damos por bueno vivir, a la que nos sometemos y contribuimos.
Matrix existe como espejismo que nos deslumbra. La normalidad se superpone como una estructura diseñada para la acomodación, la tranquilidad, la domesticación.
Someter al hombre capaz de cualquier cosa, al hombre libre para que prefiera no serlo, para que su vida sea ordenada, previsible... Porque sin contrato hace mucho que no estaríamos aquí, que nada sería ya posible, hubiésemos fracasado.
No es un concepto filosófico, es una evidencia, algo tangible, conocido. No se oculta ni se esconde. Se diseña, se alienta, se corrigen sus errores y se expande como modelo global, arrastrando con ella todas sus iniquidades cotidianas, asumidas, toda la barbarie digerible como estadística.
Pocos miran afuera, por encima, por debajo, para ver más allá del engaño. Los que lo hacen reciben la recompensa del desánimo y cierto grado de desesperación ante la imposibilidad de que eso llegue a concretarse en algo, algún beneficio para todos, alguna otra forma de hacerlo... De poder llegar a vivir en la verdad y con razón.

Popular Posts

Emboscarse

El Lector