29.11.11

Lecturas de otoño

Alfredo Deaño dejó al menos un par de libros brillantes sobre lógica: el segundo, una colección de artículos publicados en Taurus; el primero, un manual de introducción a la disciplina publicado en Alianza Universidad que nadie debería dejar de leer. Es grandioso el acercamiento de Gilson a la filosofía medieval, quién lo va a negar (me refiero al volumen publicado en Gredos con su habitual esmero). Kolakowski tiene un ensayo en Tecnos en el que se pronuncia sobre diversas preocupaciones de la llamada filosofía de la religión, muy recomendable. De Dostoyevski he topado hace nada, en una modesta edición en Bruguera, Recuerdos de la casa de los muertos, y en Anagrama, El Frío de Thomas Bernhard, un texto que muestra los sutiles senderos a través de los cuales la barbarie de la Guerra encontró en modo de perpetuarse en la Europa de posguerra...

27.11.11

Terapéutica

Si así se escribe hay que poder hacerlo siempre y en todo lugar. Si se escribe porque no hay más remedio hay que hecerlo con mayor motivo en cualquier circunstancia, rápidamente, porque no importa qué es lo que se escribe, ni si lo que se escribe es lo que quería escribirse, lo que era necesario que fuese de una vez escrito, sino en efecto escribirlo salga como salga, aunque sea torpe, insustancial, tópico, extraño, irreconocible como si fuesen palabras de otro... Qué más da si hacerlo alimenta como alimenta la carroña, si quita la sed como el mal vino o el agua turbia... En tal caso, se es escritor, qué duda cabe, inservible tal vez para todos los lectores, pero infinitamente útil para sí mismo.

22.11.11

Sin palabras

"A todo le da un nombre falso: a lo que otros llaman crímenes, él lo llama remedios, a la crueldad dice rigor, a la tacañería, ahorro, a las torturas y abusos que sufrís, disciplinas." Tácito.
"De hoy en adelante a todo crítico se le llamará envidioso, a toda prueba calumnia, a toda censura libelo, y a todo raciocinio insulto". Moratín.
"Si nos hemos entendido en la cosa, no disputemos sobre las palabras". Schopenhauer.
"No nos mueven las cosas, sino los pareceres sobre las cosas". Epicteto.
Buenas noches y buena suerte.

16.11.11

Acotaciones a la idea de sólido

Un cuerpo cualquiera sumergido en un sólido se halla manifiestamente incrustado. Su posibilidad de movimiento se ve reducida en directa proporción a la densidad del sólido que lo contiene. De ser cuerpo libre deviene cuerpo cautivo, sometido, transportado, subsumido, digerido... Languidece y terminaría por desaparecer si el captor no desease justamente lo contrario: que permanezca para que sumiso contribuya a dar fe de su general capacidad para ordenar y retener, haciendo inútil cualquier esfuerzo que vaya en detrimento de tales virtudes.
Un individuo o conjunto de individuos sumergidos en un sólido...
Un cuerpo sólido ha de ser igualmente vulnerable a un agresor interno que a un agresor externo si ambos poseen la misma y suficiente fuerza, y coherencia o consistencia, y resolución para causarle daño, y si creen firmemente que tal daño, dadas las características manifiestas de dicho sólido, debe ser causado.

11.11.11

Otra cosa no posible sino necesaria

Recoge Juan de Salisbury en el Metalogicom algunas noticias sobre Guillermo de Chartres. Por ejemplo, que de la Antigüedad clásica solía decir a sus alumnos "somos como enanos sentados sobre espaldas de gigantes. Vemos más cosas que los antiguos y más lejanas, pero no por la penetración de nuestra vista o por nuestro mayor talla, sino porque nos levantan con su altura gigantesca".
De ahí, aplicando la navaja de Occam a las barbas de la postmodernidad o lo que esto sea, una explicación sencilla para un problema complejo: se me ocurre que hemos dejado a los gigantes y preferido como observatorio los hombros de otros enanos, si no es así, cómo explicar la perplejidad de los expertos ante el funcionamiento previsible de aquello en lo que son expertos, los palos de ciego de todos, el empecinamiento en apuntalar, el ruido de patio de manicomio cada mañana...

6.11.11

Para que la riqueza de todos fluya a manos de unos pocos. Vocabulario de la globalización.

"En términos históricos lo que está pasando es que quienes controlan en el mundo el poder financiero se están haciendo con el poder político a través de la creación y de la explotación de la deuda con la connivencia de nuestros gobernantes y ante la incapacidad de una reacción organizada de los ciudadanos..."
Crisis: ataque económico organizado con ese fin.
Deuda: producto cuidadosamente diseñado como arma de sometimiento.
Pedro Olalla, Palabras desde Atenas: http://www.youtube.com/embed/jX7Kqb21b44
También: http://youtu.be/nqno8H-mjeY
Al respecto:
¿Qué utilidad para el poder financiero puede tener un individuo reflexivo, autosuficiente y libre criado en una democracia de verdad? Qué mala noticia tu buena salud para los laboratorios farmacéuticos, o tu seguridad para las aseguradoras, o tu manía de arreglartelas con lo que tienes para la banca, o internet para los medios de comunicación que lo tenían todo atado y bien atado, o tu propensión a salir a las plazas para los políticos que han elegido ignorarte...

4.11.11

Marginalia

No es queja, sólo anécdota mínima solventable con sólo editar menos y mejor.
Algunos lo hacen pero olvidan este detalle al que me vendré a referir: los márgenes.
Un libro, eso que camina a ser rareza, habrá de imprimirse en papel blanco o claro, perdurable y no transparente, y envolverse en unas guardas que le hagan justicia, y armarse todo ello en una "máquina" que funcione, se abra del todo y permanezca abierto...
Los tipos deben ser de tamaño justo, ni ilegibles por su pequeñez, ni agigantados para hacer pasar por libro lo es folleto.
Los márgenes deben ser amplios para permitir la acotación libre del lector. Si existen otros vehículos para hacer de los textos, que no de los libros, cosas portátiles insignificantes por su peso, tamaño, etc., el libro habrá de convertirse en objeto marginal, secundario, valorable no sólo por su contenido que puede contenerse también en otros soportes, sino por todo lo demás que el libro es. Ya no recaerá en el libro la responsabilidad de difusión cultural y ocio, entretenimiento, o formación. Libre del vasallaje de ser objeto de consumo de masas, podrá hacerse de mejor calidad y más cuidado y, en cierto modo, volver a ser lo que siglos atrás fue. Y en ese caso, por lo tanto, editarse con arreglo a su función y características y rodear la caja del texto de un margen en el que escribir otro texto paralelo al que se lee. Si asalta una idea durante la lectura mejor tener donde escribirla que dejarla caer en el olvido.
Cierta mañana soleada en que Fermat leía la Arithmetica de Diofanto anotó al margen aquello de "es imposible descomponer un cubo en dos cubos, un bicuadrado en dos bicuadrados, y en general, una potencia cualquiera, aparte del cuadrado, en dos potencias del mismo exponente. He encontrado una demostración realmente admirable, pero el margen del libro es muy pequeño para escribirla". Es su Último Teorema y, si hubiese tenido espacio para explicarse, los matemáticos se hubieran ahorrado tres siglos de búsqueda, tal vez. También podría haberse levantado de la mecedora en busca de papel, pero parece que no lo hizo.

Matrix

Hay una realidad creada en la que damos por bueno vivir, a la que nos sometemos y contribuimos. Matrix existe como espejismo que nos deslum...