24.4.17

Razón y Cultura

Lo que nos humaniza es la razón. Es lo propiamente humano. De ella debe emanar el espíritu de cooperación, la empatía y nuestro sentido de pertenencia a la especie.
El sentimiento es el camino a la barbarie, la apertura a lo instintivo, que culmina en el ensalzamiento de lo propio, el recelo frente a lo diferente, la parcelación cultural, las fronteras y la hostilidad continua.
Humanidad en su totalidad frente a grupo en su particularidad.
El grupo es irracional; la humanidad es lo contrario.
En momentos de escasez de recursos se tiende a la violencia antes que a la cooperación. Esto viene determinado por el sometimiento de la razón al sentimiento. El miedo provoca agresividad. Impera lo instintivo. El resultado es una forma de cultura irracional, excluyente, que cohesiona al grupo por contraste dramático con "los otros". La cultura es un artefacto sentimental.
En momentos de abundancia, la avaricia y la zozobra ante un futuro incierto, actúan en el mismo sentido.
La cultura es el resultado de nuestros errores como grupo. Una vez que actúa como sistema estable nos determina, nos conduce a un necio comportamiento comunitario lleno de rituales ridículos, y es el más cierto y sólido límite a nuestra libertad y nuestra razón.

5.4.17

Inane

Vaciar el discurso o el diálogo es una tarea titánica que en algún momento pasó a ser cualidad de casi cualquier comunicador.
Las palabras propenden al susurro, a la ocultación, a lo sinuoso...
Escuchar a alguien como quien mira a una hormigonera mezclar estruendosa el agua de un arroyo con guijas, caliza y arcillas arrancadas a las laderas.
La amalgama penetra nuestros oídos sin remedio y cada día.
El silencio no nos hace callar, antes bien, estimula cualquier voz.
Todos contribuimos al "no decir nada" intentando dar con una teoría del todo.
¿Deberíamos hablar de lo necesario?
¿Queremos oír lo necesario?
¿Sabemos qué es tal cosa?

Matrix

Hay una realidad creada en la que damos por bueno vivir, a la que nos sometemos y contribuimos. Matrix existe como espejismo que nos deslum...