20.2.09

Leve variación meteorológica

Día soleado y temperatura invernal. Un anciano se sienta en el banco de piedra de la parada de autobús, la mitad del cuerpo a la sombra. Pasan coches veloces y conocidos, cruzan ante él vecinos que saludan con media frase. Se aburre.
Recuerda el inicio del libro II de las Meditaciones de Marco Aurelio: apenas amanezca, piensa todos los días: hoy encontraré a cualquier persona que tenga alguna de estas faltas: que sea un indiscreto, un ingrato, un insolente, un embustero, un envidioso, un egoísta.
Por imitación, rescata de entre los suyos dos pensamientos: (uno) me iría si hubiera algún lugar que no hubiera visto ya, y (dos) me aburren también los días soleados aunque reconforta ver en la gente otra cara, de fiasco, de desilusión al comprobar de nuevo que nada cambia con una leve variación meteológica.

16.2.09

(1888)

F. debió de nacer en 1888, el último año de lucidez de Nietzsche.
En Berlín, Heinrich Hertz comprueba la teoría electromagnética de Maxwell y detecta las ondas de radio que se conocerán como hertzianas.
En Londres, en el suburbio de Whitechapel, cinco putas son degolladas.
En los EEUU, la silla eléctrica reemplaza a la guillotina. En Richmond, se instalan tranvías eléctricos sorprendentes y veloces.
Con escasos medios, el español Isaac Peral construye un submarino de guerra, con una autonomía de 396 millas y propulsado por un motor eléctrico.
En Bruselas, Maxim presenta la primera ametralladora totalmente automática.
En Francia, se inaugura el Instituto Pasteur.
En Brasil, es abolida la esclavitud, dicen que definitivamente.
En Roma, León XIII condena en la encíclica Sobre la Libertad Humana: la libertad de cultos y la imprenta.
El Mundo va de la mano del Hombre.
Un año tan bueno como cualquier otro para nacer.

11.2.09

F. (1924-1925)

De otoño de 1924 a otoño del año siguiente, cuando contingentes de tropas francesas entraban en la región de Rhur, en alguno de aquellos días en los que Walser, en Bellelay, Zúrich o Murten, gastaba lápices escribiendo textos breves con letra microscópica en hojas de calidad de gran formato, F. cayó en la cuenta de que no iba a morir nunca, ni a envejecer más (tenía 36 años y algunas semanas), que había conseguido reducir la mínimo hasta casi suprimir sus necesidades vitales a excepción del sueño, el aburrimiento y el tabaco. No sintió euforia, ni tristeza, siguió caminando, había muchos negocios que emprender.

4.2.09

La nieve (fragmento prestado)

"Después salía a la calle y me encaminaba hacia el monte, buscaba espacios inmaculados, grandes rotos blancos donde nadie hubiera pisado y a través de ellos caminaba sin conciencia: no buscaba nada, no quería nada, se trataba sólo de saberme a solas con aquella extensión inmaculada y dispuesta para mí. Sobre ella escribía un contundente rastro de torpes pasos, lo sabía pero no volvía la cabeza atrśs para no constatarlo, no quería saber que lo elevado de mi espíritu pudiera mancharse como manchada quedaba la nieve recién pisada".
(Fon, http://joseromeropseguin.blogia.com)

Matrix

Hay una realidad creada en la que damos por bueno vivir, a la que nos sometemos y contribuimos. Matrix existe como espejismo que nos deslum...