29.4.11

Por lo común

Cuando por fin superó el oprobioso vicio del tabaco ganó en seguridad, se apartó de la lesión, la enfermedad y el peligro, y se volvió absolutamente insustancial.

26.4.11

Síndrome R. B.

En la profunda infancia deshilachada iba, supongo que a diario, al ultramarinos de Juanes. Cuando se amontonan los años, olvidamos a las personas y nos recreamos en los personajes. Juanes era un héroe de Molière o Shakespeare con tienda junto a la carretera.
Siempre irónico, sonriente de ojos, malgastando bromas de adulto con un chaval que no entendía nada, analizando el mundo desde detrás del mostrador a través de unas gafas con cristal de microscopio...
Me permitía ayudarle los sábados por la mañana si llovía. Entraba entonces en aquella trastienda enorme como las bodegas de un ballenero...
Un día le llamé viejo, y me respondió que siempre había sido así, que no era ni viejo ni joven.
Pero un día morirás, añadí desconcertado.
Imposible, ¿quién se encargaría de la tienda?
Todo el mundo muere, insistí inquieto.
Puede que yo también, pero recuerda esto (y no lo he olvidado): no el día de mi entierro porque la casa estará llena de gente y habrá que atenderlos, pero te aseguro que al día siguiente bajaré a despachar.
Nunca he creído una palabra a los que vienen con el cuento de que la tienda cerró.

13.4.11

14 de abril

Medusas de humo/ se proyectan en la pared/ ascienden y se deshacen/ efímeras/ al final de otro día/ sin consecuencias

Polinosis

Al contacto con los granos de polen, las inmunoglobulinas IgE reaccionan rompiendo las membranas de mis células efectoras liberando histamina, responsable de los síntomas, los dichosos síntomas, como si te frotaran las mucosas con un puñado de hortigas...
Decir algo sobre uno mismo (utilizar el colador y dejar limpia la infusión separando lo líquido de lo sólido), pensar y escribir sobre tema tan socorrido, es una antigua artimaña para decir algo de todos.
Hay que partir de la idea de que esa vida que nos empeñamos en describir, en pautar, en someter a análisis detenidos, es singular por algo sútil y profundo y no sólo por ser la nuestra.
¿Cómo un hombre puede ser descrito por otro hombre sin que tal descripción no sea un mero relato de sus comunes intimidades? ¿Que diría de interés un mono de los demás monos si en el cuento no estuviese también el narrador?
Subjetividad. Como la imagen que tenemos de nosotros mismo observándonos desde lo alto de los ojos: asoma la nariz si bajo un párpado, la parte delantera del cuerpo del pecho hacia abajo, los hombros consecutivos e imprecisos, la punta de los pies lejos, nada sabemos de la espalda, nada de la cabeza... Lo que nos devuelve el espejo es apariencia inversa sin embargo depositamos en ese falaz artilugio toda la confianza cuando necesitamos un rápido recordatorio de nuestra figura. ¿Hacia qué lado me peino?
Debería seguir, pero hoy no dejo de estornudar.

8.4.11

F. y la verdad

Hay hombres que tienen una propensión a la mentira inusual e inversa: los odiosos y mentecatos que siempre dicen la verdad.
F. me contó que hace décadas conoció a uno de estos personajes y, al parecer, llegó incluso, en la medida que ello es posible, a mantener con él algún tipo de intimidad breve pero intensa. Fue en un viaje en tren que les llevó, en el mismo compartimento, desde las cuenca de Ruhr a la enigmática Trieste (el epíteto es de F., el porqué califica así a esa ciudad es asunto que se dilucidará en otro momento).
Recuerda F. que era un tipo de aspecto descuidado, pasmado más que pensativo, de tez harinosa como si se hubiese maquillado, de movimientos lentos y firmes por lo común, con un tic que le hacía torcer la boca hacia la izquierda y abrir al tiempo los ojos como queriendo recolocar los globos oculares dentro de las órbitas y encaminar la mirada, ... Era un tipo silencioso: F. no le oyó una sola palabra en los tres días que tardaron en cruzar la ruinosa y gélida Europa de febrero de 1919.
Luego, se separaron.

6.4.11

Definiciones desordenadas (Ambrose Bierce)

Como los hombres, algunas palabras tiene más posibilidades que otras de aparecer en los medios de comunicación. De algunas muy frecuentes ofrezco una definición actual y accesible por si puede ser de utilidad o ayudar a solventar alguna duda o enojosa confusión:
Tolerancia: actitud que consiste en soportar, a pesar de todo, al que creemos manifiestamente inferior.
Discusión: expresión extrema de respeto por los demás, que se manifiesta en la exposición ordenada y pacífica de opiniones individuales sin afán de controversia, difusión o ánimo de convencer.
Valores: índices numéricos asociados a una empresa que cotiza en bolsa.
Civilización: edificio erigido sobre los sólidos cimientos que proporcionan millones de víctimas.
Cultura: acumulación de todo lo excretado por el hombre.
Humanidad: conglomerado resultante de la yuxtaposicón de individuos de nuestra especie.

5.4.11

Anna K. y la educación

En la página 452 discuten en tono elevado Lievin y Sviyazhski*:
El segundo dice: "Llega usted a las mismas conclusiones que Spencer, que tanto le desagrada. También cree que la civilización, la cultura, sólo pueden ser el resultado del bienestar y los frecuentes baños, como dice él, pero nunca del alfabeto y la aritmética".
El primero responde: "Me complace, o mejor dicho me degrada coincidir con Spencer. Pero mi convicción la adquirí hace tiempo... Las escuelas sólo serían útiles si el pueblo gozara de una situación que le premitiera disponer de más dinero y tener más tiempo libre para poder asistir a ellas".

Comparto las palabras de Lievin: no puedo hallar argumento alguno que me permita poner en duda la utilidad de la escuela en la sociedad del ocio y el bienestar: ¿quién sino ella puede ocuparse de alfabetizar ofreciendo a los jóvenes los rudimentos culturales necesarios (cuidadosamente medidos) para que se conviertan en consumidores de cultura popular? ¿quién sino ella les da cobijo y amparo hogareño mientras sus padres se ausentan por asuntos de trabajo? ¿quién sino ella ofrece al hombre el disfraz de ciudadano, de individuo único y de fiar que puede aspirar a todo si sabe jugar sus cartas? ¿quién sino ella educa a los jóvenes, exonerando a sus padres de labor tan repetitiva e ingrata, insuflando en sus adolescentes corazones los valores de moda? ...

(*Edición de Josefina Pérez Sacristán para Cátedra, 11ª ed., 2009)

Matrix

Hay una realidad creada en la que damos por bueno vivir, a la que nos sometemos y contribuimos. Matrix existe como espejismo que nos deslum...