Nacional-istmo

El nacionalismo -cuando no es solo marketing, cortina de humo, último refugio ante la falta de ideas- es un concepto incompatible con la modernidad, con la posmodernidad y con la contemporaneidad. Es inactual, decimonónico, y lleva a su espalda la pesada carga de haber defendido siempre la dignidad de la nación y raramente la dignidad de las personas. Por lo demás, es sentimental, irracional, y apela a argumentos tan pueriles, directos y fáciles que no es de extrañar que pase a constituir en exclusiva el ideario simple de espíritus simples. La comunidad real no obtiene ningún beneficio de todo ello aunque crea que sí; los partidos que promueven este tipo de ideas exclusivas y no dialógicas, sí lo obtienen aunque digan que no: contribuyen a crear el problema y se presentan como única solución (que suele consistir precisamente en mantener a aquel alejado de esta).

Popular Posts

Emboscarse

El Lector