Felices

"Los padres destrozan a sus hijos haciéndoles felices: los amantes se destrozan entre sí haciéndose felices; los sabios se mantienen en una rigurosa ignorancia con el fin de hacer felices a los humanos; los poderosos explotan a los débiles para facilitarles la felicidad; y los artistas chapotean en ese delirio obsceno buscando fragmentos en el mar de sangre, para exhibirlos en el museo con un cartelito que lleve su nombre.
¿Pero por qué? Esta pregunta no tiene respuesta. Sólo sabemos que nuestro significado está hoy escrito en términos hitóricos y que a la historia sólo pasan los criminales..."
FÉLIX DE AZÚA, Historia de un idiota contada por él mismo, Anagrama, Barcelona, 1986, p. 116.

Popular Posts

Emboscarse

El Lector