Fragmento

"Esta tarde no ha sido una excepción y ante el micrófono reescribió una vez más la vieja fábula, describiendo concienzudamente cómo pudo suceder que gigantescos edificios se viniesen abajo por un impacto nímio en relación a su tamaño y estructura, cómo pudo fundirse el acero y arder como papel encima de brasas. Habló de vigas que se comban al quedarse solas en el esfuerzo de mantener el esqueleto de la bestial construcción, de columnas que se arquean como ballestas de paraguas en la tormenta y de la niebla terrosa que no levantó en meses en los aledaños de la catástrofe y que, cuando lo hizo y volvió a brillar el sol en la descomunal escombrera, emergió un pavoroso desierto de hormigón y de amianto."
Fragmento de Este mundo (novela en marcha).

Popular Posts

Emboscarse

El Lector