F. asesino F.

Como cualquiera de nosotros, F. mató a un hombre. La víctima era un joven que se dejó crecer la primera barba e iba por la vida como quien hace equilibrios sobre un campo de estacas afiladas. F. lo ejecutó y se deshizo del cadáver como pudo: echándolo a un lado de aquel profundo camino entre árboles sin pájaros que nadie iba a transitar después y por el que nadie había transitado antes.
Luego F., como cualquiera de nosotros, enfermó.

Popular Posts

Emboscarse

El Lector