Política-os y nación

No creo que se sostenga en argumento sólido alguno la idea de la identidad nacional excluyente. La interpreto como la manifestación pseudocolectiva de una patología que podría denominarse consideración extrema de lo propio y negación de lo otro. Los asientos de esta puerilidad, son ideas primeras que se manejan puerilmente y que configuran un concepto de nación cuyo contexto es el siglo XIX.
Es necesario, además, que irrumpan, en forma de solución, quienes se afanaron antes en tejer el problema y el espacio político desde el que dar el salto último: idea, ideología, espacio, poder.
Tengo poca fe en el sometido hombre contemporáneo, ninguna en los se dedican a la política, me consuela sin embargo que, estos días, una idea necia y violenta se devalúe, aunque vaya a ser sólo temporalmente, en este mundo lleno de ideas necias y violentas.

Popular Posts

Emboscarse

El Lector