6.10.11

Escribir y pensar

Cuando Konrad Lorenz ocupaba en Königsberg la cátedra de Inmanuel Kant trazó el plan general de un libro, la guerra aplazó su redacción. Konrad, soldado alemán del Reich, fue hecho prisionero en el frente ruso y recluido en los campos de trabajo de Kírov y Eriván entre los años 1944 y 1948. Durante su cautiverio, en papel grueso recortado de sacos de cemento, clandestinamente, sin consultar bibliografía, redactó La ciencia natural del hombre, según su autor "el primer intento de presentar con coherencia una reciente y peculiar rama de la investigación biológica: el comportamiento de los seres vivos". El manuscrito se dio por perdido en 1963, pero no lo estaba, "esperaba" oculto en un rincón de la biblioteca del autor en Alfenberg. Fue hallado en 1991 y publicado al año siguiente.
Tusquets, Barcelona, 1993.

Matrix

Hay una realidad creada en la que damos por bueno vivir, a la que nos sometemos y contribuimos. Matrix existe como espejismo que nos deslum...