Heráclito

El lógos es lo común y el hombre se pierde en lo particular. La ley universal, inmanente, es la discordia. Todo fluye y se agita. La realidad unificadora que subyace a ese fluir eterno y necesario nunca fue lo divino, sino yo, nosotros: los ciegos y los que ven, en la misma proporción.

Popular Posts

Emboscarse

El Lector